Search
  • Karla M. Díaz Zayas, Arelis Rivera-Burgos

Los reflejos en el infante


Durante los primeros meses de vida del bebé la actividad motora es principalmente reflexiva. Quizás has podido experimentar que cuando tocas la mano de un bebé inmediatamente este cierra su manita o quizás has tocado su mejilla y has notado como este mueve la cabeza en dirección a tu mano, abriendo la boca. Estos movimientos que hace el infante son movimientos involuntarios, a los que se les llama reflejos primitivos.

Cuando el infante nace, los pediatras realizan una valoración del recién nacido que incluye la evaluación de los reflejos primitivos. La presentación de estos reflejos es esencial tanto para el desarrollo como para la supervivencia del bebé. Estos reflejos ayudan al infante a conocer el mundo que les rodea. Les ayuda a estimular el desarrollo de las habilidades físicas, que luego necesitará para actividades como gatear y caminar.

¿Cuáles son los reflejos y qué problemas se pueden presentar si estos son retenidos?

Gran parte de los recién nacidos que tienen ausente uno o más de estos reflejos puede presentarse con serios problemas neurológicos. La ausencia de los reflejos primitivos se encuentra altamente relacionada con la inmadurez o el malfuncionamiento del sistema nervioso central. También puede deberse a problemas del cordón espinal. Muchos de estos recién nacidos requieren de exámenes y evaluaciones neurológicas más profundas para determinar la condición que los afecta.

1. Reflejo Moro - El reflejo moro es una respuesta de alerta, que el bebé utiliza para su supervivencia. La misión de este reflejo, es el adiestramiento del sistema nervioso para poder reaccionar frente a situaciones que ponen en peligro la vida. La retención de este reflejo luego del periodo estipulado para su integración puede desencadenar en:

  • Trastornos del sueño

  • Problemas con el equilibrio y la coordinación

  • Hipersensibilidad a la luz, a los movimiento y al sonido

  • Dificultades con la visión

  • Ciclos de hiperactividad y fatiga extrema

2. Reflejo de Presión Palmar - Existen investigaciones científicas que dirigen el origen de este reflejo a las necesidades de nuestros ancentros, cuando los bebés eran cargados por la madre de un lado a otro y por seguridad ellos se agarraban de ellas. Actualmente algunos estudios aseguran que este reflejo puede favorecer el vínculo entre los padres y sus bebés. Al integrarse, el reflejo de presión palmar, los bebés adquieren control de sus dedos y la capacidad de liberarlos. Algunos de los efectos de la retención de este reflejo a largo plazo son:

  • Dificultad en la destreza manual y escritura

  • Pérdida de los movimientos independientes de los dedos

  • Hipersensibilidad palmar a la estimulación sensorial

  • Dificultad para el agarre manual

3. Reflejo de Presión Plantar - Al igual que el palmar, es un reflejo de agarre, pues nuestros ancestros no sólo utilizaban las manos para sujetarse, sino también los pies. Además, es un reflejo nociceptivo que protege la planta del pie (quemaduras, picaduras). La retención de este reflejo puede estar vinculado con:

  • Problemas del equilibrio y la coordinación

  • Dificultad para aprender a caminar

4. Reflejo de Succión - Es un reflejo de supervivencia que le facilita al bebé la alimentación y el continuo desarrollo. En el caso de la lactancia este reflejo favorece la producción de leche en la madre. Además, se ha comprobado que este reflejo se encuentra altamente ligado con la capacidad de calmar la ansiedad en los bebés. El retraso en la integración de este reflejo puede estar acompañado de problemas como:

  • Dificultades o retraso del habla

  • Dificultad en situaciones sociales

  • Problemas en la deglución

  • Trastorno de la articulación temporomandibular

5. Reflejo de la Búsqueda - Este reflejo está vinculado con el de succión, pues ambos son de supervivencia favoreciendo la alimentación. El reflejo de búsqueda, también, es de suma importancia ya que facilita la orientación y aprehensión del pezón o la botella de leche. La retención de este reflejo se encuentra vinculada con:

  • Pobre articulación

  • Sensitividad táctil alrededor de la cara

  • Desórdenes alimenticios

  • Dificultades en la escritura

6. Reflejo de la Marcha - Este reflejo indica cierta organización neurológica innata, que es la base para diversas actividades del desarrollo.

7. Reflejo de Babinski - El reflejo de Babinski es de suma importancia en las valoraciones de desarrollo infantil. Se utiliza para determinar la maduración del sistema nervioso del bebé. Este reflejo se encuentra relacionado con la coordinación y el control muscular. Entre las causas de retención de este reflejo encontramos condiciones médicas como:

  • Meningitis

  • Esclerosis Múltiple

  • Tumores o lesiones cerebrales

  • Esclerosis lateral amiotrófica

  • Tumor, defecto o daño del cordón espinal

8. Reflejo Tónico del Cuello - En el caso del reflejo tónico del cuello este se encuentra vinculado con el desarrollo de la fijación visual del bebé. Facilita el que el bebé pueda observar su mano y la toma de conciencia de su propio cuerpo. La retención de este reflejo predispone al bebé a desarrollar:

  • Problemas posturales y de equilibrio

  • Dificultad con el control visual

  • Problemas en el desarrollo motor fino

  • Pérdida de concentración

Es importante mencionar que existen muchos otros reflejos presentes en los bebés. Sin embargo, en su mayoría, los antes mencionados son los más considerados a la hora de una evaluación médica.

No existe literatura que presente específicamente el por qué los niños presentan retención de los reflejos primitivos, sin embargo esto está relacionado con:

  • Falta de suficiente exposición al movimiento (e.g., El uso de andadores, columpios, “car seats”, entre otros)

  • Problemas durante el embarazo o el parto (e.g.,Cesáreas)

  • Caídas o traumas craneoencefálicos

  • Enfermedades neurológicas (e.g., Perlesía Cerebral, Distrofia Muscular, Autismo, ADHD)

  • Exposición a toxinas ambientales u otros contaminantes

  • Bajo peso al nacer

Un bebé con una evaluación neonatal normal, sigue siendo observado por su pediatra en las diversas citas de desarrollo. Allí se siguen observando los reflejos primitivos, esto para velar por la evolución de su integración al sistema nervioso y la futura presentación de los reflejos posturales. De haber una retención de alguno de los reflejos primitivos entonces los profesionales de la salud deben trabajar con nuevos exámenes neurológicos para la pronta detección del problema y la terapia correspondiente.

¿Por qué es importante conocer y entender acerca de los reflejos en el infante?

Es importante que el adulto conozca que los reflejos primitivos son parte importante de la vida del infante, pues son vitales para el desarrollo del cerebro, sistema nervioso y sistema sensorial del infante. Igualmente, es importante entender la importancia de los reflejos primitivos para que se integren actividades a través de movimientos y el juego. Estas actividades se pueden realizar a través del estímulo táctil, que es fundamental para el desarrollo motor, y el uso de objetos llamativos. Es recomendable acompañar estos ejercicios con música suave, rítmica con tonos de campana y percusión. A continuación tres actividades que puedes realizar con tu bebé:

1. Dale un masaje al bebé. El masaje, debe ser suave con presión leve, de abajo hacia arriba. Comenzando con las extremidades superiores y luego con las inferiores, nunca a la barriga. Una vez el infante acepte el tacto directo de tus manos, puedes realizar los masajes intercalando varias texturas (e.g., ásperas, suaves). Puedes utilizar materiales como: esponjas, toallas y bolas.

2. Colocar al bebé en posición supina (acostado boca arriba, generalmente en un plano paralelo al suelo) y ofrecerle objetos a diferentes distancias y posiciones para que este los busque y agarre. Los objetos preferiblemente deben ser de colores llamativos, un juguete puede ser correcto para este ejercicio. De esta manera, estará provocando el estiramiento de sus extremidades y estimulando la fijación de la mirada del bebé. Esta actividad también se puede realizar en la posición prono (tendido boca abajo y la cabeza de lado) sobre la bola terapéutica.

​3. Para trabajar con el reflejo de búsqueda, se puede poner el dedo en la boca, provocando que el infante succione.

En fin, los ejercicios deben ser un juego para el infante, sin sobreestimularlo, es decir, solo por un tiempo determinado. Si usted tiene alguna pregunta o duda relacionado a este tema debe consultarlo con el pediatra del infante. Recuerden que las citas de desarrollo del bebé son de suma importancia, y son además, excelentes oportunidades para discutir con el especialista en salud acerca del desarrollo y las formas en que usted puede aportar a este.


345 views